Préstamos a plazos y tarjetas de crédito Préstamos con ASNEF
¿Es cierto que un taxista cubano gana más que un médico?

¿Es cierto que un taxista cubano gana más que un médico?

La economía cubana es una de las más analizadas y estudiadas en todo el mundo por múltiples razones. La dictadura comunista vivida con Fidel Castro ha alejado mucho este país de la realidad capitalista de las grandes potencias mundiales. Este contrapunto es uno de los aspectos que más llama la atención. La gran cantidad de información, y desinformación, que existe sobre Cuba también es otro gran reclamo, ya que en realidad en muchas ocasiones los usuarios no llegan a comprender realmente qué es lo que está pasando. ¿Realmente en Cuba gana más dinero un taxista que un doctor? Puede que hayas visto los vídeos virales que se encuentran en Internet y realizan esta afirmación. ¡Vamos a analizarlo desde un punto de vista económico!

La economía comunista de Fidel Castro

Durante la dictadura de Castro todo tipo de negocios dejaron de ser privados para ser parte del Estado. Todo pasó a ser propiedad del Gobierno: restaurantes, hospitales, tiendas, oficinas, casas… Absolutamente todo. El Gobierno Cubano era el encargado de planificar la vida de cada ciudadano paso a paso, sin dejar ningún margen a un crecimiento económico personal de ningún tipo. No solo todos los locales comerciales de un tipo o de otro eran suyos, junto a las viviendas. Es que además el Gobierno era el encargado de poner el precio a cada producto o servicio, y los ciudadanos debían acatar este precio tanto a la hora de comprar como de vender. Por este motivo resulta tan difícil el crecimiento económico de un individuo dentro de un dictadura comunista como la de Cuba. El sector privado desaparece por completo con todo lo que ello conlleva.

Cómo se vive esta situación en realidad

Sobre el papel ya se plantean muchas cuestiones frente a este modelo económico, ¿verdad? Sin embargo, llevarlo a la vida práctica presenta muchísimos más problemas de los que puedas pensar en un primer momento. Por ejemplo, los comercios no pueden vender nada hasta que los camiones del Estado llegan a hacer su reparto con la comida o los objetos que el Gobierno ha definido para cada establecimiento. Si un día el pedido se retrasa, por ejemplo, esa tienda no venderá nada. Pero los salarios también están definidos por parte del Gobierno. Por lo que al dependiente le da igual vender o no vender sus productos, va a cobrar lo mismo en todo momento. Quienes realmente se ven afectados son aquellos que necesitan adquirir comida, y cuando llegan a la tienda no encuentran nada, por ejemplo.

Las cartillas de racionamiento

En la economía planificada del sistema comunista de la que hablamos, para que cada ciudadano pueda acceder a todo aquello que necesita (alimentos, productos de higiene, ropa, etc.) cuentan con una cartilla de racionamiento. En esta cartilla se establece todo lo que puede obtener cada ciudadano, y con ella “pagan” en las tiendas públicas. Del mismo modo, el Estado utiliza sistemas similares para definir cuánto debe ganar cada persona por el trabajo que realiza. Es decir, lo que se puede ganar y lo que se puede gastar viene siempre muy definido por lo que el Gobierno estipula directamente para cada ciudadano de cada población.

El sector privado

Hemos afirmado que todo en Cuba pertenece al Estado y a su economía planificada, cuando esto no es cierto al 100%. Este país vive de las exportaciones de ciertos productos (como azúcar, café y tabaco) y del turismo. En este sector, el turístico, es donde hay mayor margen para el crecimiento económico. Muchos de los negocios relacionados con el turismo tienen licencias privadas para operar económicamente: los hoteles, los restaurantes e incluso los taxis.

¿Qué relación hay entre el taxista, el médico y sus salarios?

Si has leído atentamente la explicación rápida que acabamos de dar sobre este sistema económico seguro que empiezas a entender ya por qué un taxista cubano puede ganar más que un médico que ejerce en este mismo país, ¿verdad? Efectivamente, la clave está en la diferencia entre el sector privado y el sector público de la economía planificada.

El salario del taxista

Los conductores de taxis que trabajan con una licencia privada pueden marcar el precio que estimen oportuno para realizar sus desplazamientos. Por lo que solo con lo que un turista les paga para viajar del aeropuerto al centro de la ciudad ya pueden estar ganando más que el salario público que percibe un médico por su trabajo mensual.

Las consecuencias reales: mercado negro y falta de profesionales

Esta situación ha propiciado que en Cuba esté extendido de manera abrumadora el mercado negro. Los ciudadanos no ganan suficiente con sus salarios públicos como para sobrevivir. Ni siquiera hablamos de darse caprichos, no llegan a cubrir sus necesidades básicas. Por este motivo cada vez más gente tiene su trabajo habitual y también realiza diferentes trabajos puntuales o constantes en negro para negocios con licencia privada. De esta manera logran ganar algo más de dinero cada mes con el que poder sobrevivir. Otra de las principales consecuencias de esta situación es que cada vez más personas cualificadas y con estudios prefieren tener trabajos no cualificados como el conductor del taxi o un camarero en una zona turística. ¿Por qué? Porque de esta manera consiguen ganar más dinero que si trabajasen en los puestos públicos que les corresponden con sus estudios. La realidad es que esta situación poco a poco va cambiando y ahora en torno al 20% de los negocios cuentan con licencia privada, por lo que también se va mejorando la situación del mercado negro y se permite que cada ciudadano tenga la oportunidad de crecer económicamente por sí mismo. Sin embargo, aún queda mucho camino por hacer y siguen existiendo médicos que ganan menos que taxistas. Ingenieros que ganan menos que camareros. O enfermeras que ganan menos que quienes sirven cócteles en hoteles turísticos. ¿Cómo es posible que una sociedad crezca y evolucione en estas condiciones? Es muy difícil hacerlo lejos de un buen sistema económico como el que tenemos en otros países.