Préstamos para pagar deudas

Préstamos para pagar deudas

En la actualidad, la acumulación de deudas es uno de los factores que más afectan la economía de los españoles. Esto es motivado por la gran cantidad de intereses que deben pagarse o por la falta de ingresos regulares que permitan cubrir estas deudas.

Por eso, hay tantos créditos disponibles hoy en día orientados a aquellas personas que desean pagar sus deudas; aunque es posible utilizar diferentes tipos de préstamos para según la deuda que vas a pagar.  Lo ideal es solicitar un préstamo en el que puedas reunir todas las deudas y pagarlas en una sola cuota.

Existen muchas formas de hacerlo y de eso vamos a hablar en este artículo. Es fundamental que, al momento de solicitar cualquier préstamo, conozcas las condiciones que aplican los bancos o entidades crediticias.

Un previo estudio comparativo, puede ayudarte a escoger entre aquellos que ofrezcan los mejores productos y las tasas más accesibles.

¿En qué consiste el préstamo para pagar deudas?

Un préstamo para pagar deudas, tiene la capacidad de cubrir o amortizar las cuotas pendientes de otros servicios financieros. Es decir, se adquiere un préstamo por el total del monto adeudado para pagarlo por completo.

De este modo, puedes transformar su estado de endeudamiento múltiple a sólo uno, siendo más sencillo cubrir las cuotas por obligaciones con un mínimo de ingresos regulares.

Sin embargo, debes tener presente que no será una tarea fácil, ya que si estás reportado en la lista de morosos del ASNEF, esto puede complicar que seas admisible para el préstamo.

Por lo general, los bancos y entidades financieras rechazan de inmediato solicitudes de clientes morosos; son considerados como personas de alto riesgo financiero y, por ende, no podrían asumir el pago de los préstamos.

Además de esto, cuando se trata de préstamos para pagar deudas, los montos suelen ser muy altos; y en estos casos, los bancos o entidades financieras tienden a pedir alguna garantía como la hipoteca de un inmueble.

Es probable que no cuentes con ninguna de estas opciones, por lo que será más conveniente buscar otras alternativas financieras. Lo importante aquí, será encontrar un préstamo con condiciones favorables y que seas capaz de pagar en el tiempo establecido.

Hay entidades financieras que ofrecen este tipo de productos que han creado préstamos pensados en el bienestar del cliente y ofrecen ventajas en reducción del interés TAE o incluso cuotas más asequibles; pero ten presente que no todos funcionan de la misma manera.

¿Qué bancos dan préstamos?

Existe una gran variedad de oportunidades dentro de la banca tradicional y de las entidades financieras online a las que puedes recurrir para reunificar tus deudas.

Algunas de las características más atrayentes para optar por uno de estos bancos, son, como comentábamos antes, que ofrezcan algunas rebajas u ofertas en la tasa de interés. Es decir, encontrar prestamistas en línea que ofrecen créditos con un TAE muy por debajo del establecido en el mercado.

Otros, lo que ofrecen es otorgar préstamos a sus clientes con cuotas cómodas para ser pagadas a largo plazo; pero con un TAE elevado. Estos ejemplos, no representan ningún tipo de ahorro para el solicitante.

Pero ¿A quién tengo que recurrir para solicitar un préstamo de estas características? Con la intención de ser más específicos, queremos presentarte cuatro opciones diferentes de bancos y entidades financieras, todas ampliamente conocidas y con las mejores tasas del mercado.

Préstamo Naranja de ING

El producto ofrecido por esta compañía es conocido como Cancelación de otros Préstamos. Los intereses están divididos en TIN 9.95 % y TAE 10.42 %; estas abreviaturas se corresponden, respectivamente, a: la Tasa de Interés Nominal y la Tasa Anual Equivalente.

Los programas de financiamiento van desde 3.000 euros hasta 24.000 euros; mientras que el plazo para la devolución de la cantidad solicitada, es de 12 a 84 meses.

Si deseas solicitar este crédito, solo debes ingresar a la página oficial de ING, llamar a los números de contacto, o dirigirte a la oficina más cercana que tengas en tu localidad.

Préstamo Banco Cetelem

El préstamo para pagar deudas de Cetelem maneja intereses al 13.90 % TIN y un TAE de 14.82 %. Las cantidades oscilan entre 3.000 y 60.000 euros, que deben ser pagados en un plazo entre 3 a 120 meses.

Para realizar la solicitud de financiamiento con este banco, lo que debes hacer es ingresar a su portal web. La página web de Cetelem es la única forma que tienes de solicitar un préstamo con este banco. No exigen comisiones ni vinculaciones, y la respuesta a tu solicitud es inmediata.

Préstamo Younited Credit

Cuenta con un financiamiento para pago de deudas entre 1.000 y 40.000 euros, que deben ser devueltos en un plazo de 2 a 6 años.

Los intereses son del 6.60 % para el TIN y de un 10.24 % la TAE. Las comisiones y gastos por apertura son incluidos dentro del porcentaje del TAE. El proceso de solicitud debe realizarse explícitamente online, ya que no hay otro medio para realizarlo.

Préstamo Supergrupo

Este préstamo tiene mayor cobertura que los bancos anteriores, porque dentro de los requisitos solicitan un aval o garantía. Esta garantía recae sobre cualquier inmueble que poseas. Es decir, se trata de un crédito hipotecario sobre la vivienda.

Posee un TIN de 5 % y un 6.9 % de TAE. Por otra parte, el financiamiento va desde los 5.000 euros hasta los 300.000 euros para ser devuelto en un máximo de 240 meses.

En Supergrupo, no es importante si te encuentras o no listado en ASNEF, mientras cumplas con todos los requisitos que solicitan; así que puedes ser admisible para el préstamo que necesitas, incluso estando en una lista de morosidad.

¿Cómo conseguir un préstamo para pagar deudas?

Lo más importante es cumplir con todos los requisitos exigidos por el banco o la entidad financiera que hayas elegido. Casi siempre, los requisitos  son los mismos y son los siguientes:

  • Ser mayor de edad.

  • Ser residente español.

  • Presentar tu DNI vigente.

  • Poseer una cuenta corriente que esté a tu nombre, en la que será depositado el crédito.

  • Poseer los ingresos necesarios para cubrir la deuda. Es decir, presentar una demostración de ingresos.

Al ser un préstamo para pagar deudas, los bancos pueden solicitar alguna documentación adicional. Esto incluye el tipo de deudas que tienes acumuladas y las entidades en las que fueron adquiridas.

También es posible que sea necesario brindar información adicional sobre tu situación laboral y un aval para respaldar el préstamo. El resto del procedimiento será realizado por la entidad, para verificar toda la información que les hayas facilitado.

Pasos para solicitar tu préstamo de reunificación de deudas

Esto es muy sencillo y solo tienes que seguir los pasos que a continuación se mencionan:

  1. Escoger la cantidad que necesitas y el tiempo estimado en el que podrás cubrir la deuda.

  2. Registrarte en el portal del banco o entidad financiera que hayas elegido.

  3. Llenar cada formulario aplicado a tu solicitud de préstamo.

  4. Espera la oferta y aceptarla en caso de estar de acuerdo.

  5. Añadir la documentación solicitada.

  6. Recibir el préstamo en tu cuenta bancaria, una vez aprobado de forma inmediata.

Préstamos para pagar deudas con ASNEF

Cuando tu nombre aparece registrado en la lista ASNEF, generalmente piensas que nunca más vas a poder recibir un préstamo porque nadie querrá darle un préstamo a alguien que esté en una lista de morosidad. Es una idea totalmente comprensible, porque habitualmente los bancos rechazan las solicitudes de miembros de ASNEF.

Pero que sea difícil, no quiere decir que sea imposible; y de hecho no lo es.

¿Cómo reunificar deudas estando listado en ASNEF?

Tener deudas y estar listado en ASNEF, supone la negación de los bancos y las entidades crediticias a ofrecerte un crédito de reunificación de deuda. Esto puede ser realmente molesto, ya que en muchos casos probablemente estés en dicha lista por un pequeño impago a una compañía de teléfonos o algún servicio similar; pero todavía hay una forma de solventarlo, aunque no sea la más económica.

La única opción en estos casos, para salir de la lista ASNEF y poder conseguir ese préstamo que necesitas para reunificar tus deudas, es contratar los servicios de un intermediario financiero. Esta figura podrá resolver tu situación, pero por lo general sus tarifas son bastante elevadas. Deberás valorar cuáles son tus necesidades y prioridades, antes de solicitar ningún servicio de este tipo.

Gastos derivados de la reunificación de deudas

Como la reunificación de deudas lleva algunos gastos asociados, que no aplican en otros préstamos convencionales, es importante que los conozcas antes de solicitarlo y que tengas la mayor cantidad de información posible acerca de esto.

A continuación te explicamos brevemente los gastos derivados que comúnmente se asocian a la reunificación de deuda.

Comisiones por pago anticipado o amortización de deuda

Cuando agrupamos nuestras deudas, lo que estamos haciendo es cancelarlas de forma anticipada, para pagar una única cuota. Es por eso que se suele cobrar una comisión por cancelar las deudas de forma anticipada.

Esta comisión será de hasta el 1% del monto de deuda faltante por liquidar, si falta más de un año para que se cumpla el plazo. Si el plazo es menor a 12 meses, entonces estaremos hablando de un 0,5 % de comisión sobre el valor de la deuda restante.

Pagar una comisión de apertura

Este es un coste que solo recaerá sobre tí si realizas la agrupación de tus deudas con una entidad financiera no tradicional, ya que los bancos de toda la vida, no cobran comisiones de apertura, tras hacer una reunificación de deuda.

Esta comisión suele ser de entre el 1 % y el 3 %, según la entidad con la que contrates. También podrás encontrar algunos préstamos donde no tengas esta comisión, son los conocidos como préstamos en oferta.

Pagar una comisión de estudio, derivada del préstamo de garantía personal

Esta comisión está destinada al estudio de tu perfil financiero y tendrás que pagarla, si reúnes tu deuda con un préstamo de garantía personal.

Pagar gastos derivados de la reunificación hipotecaria

Este gasto solo se te sumará, en el caso de que hagas la reunificación de deuda hipotecaria, ya que tendrás que abonar los costes de la gestoría, el notario, etc.

Pagar por un seguro de hogar o un seguro de vida

Pagar un seguro de hogar, en el caso de la reunificación hipotecaria o un seguro de vida, en caso del préstamo personal, es un gasto con el que tendrás que contar cuando solicites una reunificación de tu deuda.

Si, además, te está ayudando alguna agencia a llevar todo el trámite, tendrás que contar con sus costes por el servicio brindado el cual tendrás que sumar al total de gastos. Es fundamental que hagas cuentas, antes de iniciar el proceso y que tengas muy claras las cifras de lo que vas a tener que desembolsar para no llevarte sorpresas más tarde.

¿Puedo retractarme si ya he acordado una reunificación de deudas con alguna entidad?

Siempre que no hayan pasado más de 14 días, desde que firmaste el contrato de reunificación de deuda, siempre puedes echarte atrás si lo deseas.

Cuánto dura un trámite de reunificación de deuda

El trámite para este tipo de servicios, puede demorar, dependiendo de tu situación y la entidad con la que lo lleves a cabo; regularmente se lleva entre 1 y 2 meses aproximadamente.

¿Merece la pena reunificar mis deudas?

Esta es una pregunta a la que tendrás que responder por tí mismo. Eso sí, antes de solicitar una reunificación es interesante que valores todas las opciones que tienes sobre la mesa, además de las ventajas y las desventajas de reunificar o no, todas tus deudas en una sola.

Ponlo sobre un papel, analízalo con detenimiento y resuelve qué es lo que más te conviene llevar a cabo.

La reunificación de deudas no debe verse como una solución rápida o dinero inmediato, porque esa no es la finalidad de este servicio. La reunificación de deudas, es una forma de encontrar un poco más de calma en tu vida financiera, porque también es algo mental. No es lo mismo tener que pagar 10 cuotas de 10 deudas diferentes cada mes, que pagar una sola cuota. Mentalmente no lo es.

Finalmente, si no tienes muy clara cuál es la decisión más apropiada en tu caso particular, puedes optar por recibir asesoría especializada para que un experto te oriente acerca de las mejores opciones para tí.