¿Quién paga por los puntos, viajes y recompensas de las tarjetas de crédito?

Brian Kelly es un hombre conocido como “The point Guy” o en español “El chico de los puntos”. En un hombre que posiblemente puedas encontrarlo en algún viaje casual. Le encanta viajar en primera clase porque todo es de lujo y no se conforma con menos. Constantemente visita países como Ghana y los Emiratos Árabes; pero lo más interesante de él, es su comentario: “Nunca he tenido que pagar por eso”.

Entonces ¿Un hombre puede viajar alrededor del mundo sin pagar un solo peso? Es así, el secreto de todo se encuentra en “Las recompensas de las tarjetas de crédito”. Los bancos que ofrecen tarjetas de crédito se encargan de generar ofertas atractivas como la devolución de dinero, bonos en efectivo o millas de bonificación para que solicites una y gastes dinero; pero la verdad es que esos “puntos gratis”, no son tan gratis como parecen, alguien está pagando por ello sin que tú lo sepas.

¿Como surgieron la tarjetas con puntos de recompensa?

Durante la gran recesión, algunos de los bancos más poderosos de Estados Unidos como Wells Fargo, Bank of America y JPMorgan encontraron un problema: No estaban generando muchas ganancias. Al principio, los bancos obtenían la mayor parte de sus ingresos de las hipotecas; pero, debido a la economía del país, esto cambió. Ahora su sistema de trabajo se enfocó en las tarjetas de crédito.

“En 2011 vimos nuestra primera oferta de 100.000 puntos, ofrecida por Chase con una Visa de British Airways; fue increíble. Creo que JPMorgan/ Chase decidió cambiar su estrategia en préstamos al consumidor en vez de préstamos corporativos o Hipotecas” -- Comenta Brian.

Fue así como la estrategia bancaria alcanzó todo el éxito; los bancos ganaban más dinero cuando incrementaban sus recompensas; y como reacción en cadena, más personas utilizaban las tarjetas de crédito con recompensas. Según las estadísticas del 2018, el 92% de las compras eran realizadas con tarjetas de recompensas, generando un aumento del 68% en relación al 2008. Cabe destacar que los bancos no son quienes pagan por estas recompensas, todo es parte de un sistema.

¿Quién paga las recompensas?

Cuando una persona realiza una compra en una tienda con su tarjeta de crédito, se le cobra la famosa “Tasa de intercambio” a dicha tienda, que es traducido como un porcentaje del total de la venta. El encargado de cobrar esa tarifa en el banco emisor de la tarjeta, que finalmente es utilizada para pagar las recompensas de los usuarios.

“Están ganando dinero en su cuota anual y en intereses pero lo verdaderamente lucrativo son las tasas de intercambio” – Afirma Brian Kelly

Cada tarjeta posee una tarifa de intercambio diferente, las tarjetas con recompensas bajas suelen tener una tarifa de 1,5% del precio de compra, mientras que las tarjetas con recompensas más altas suelen tener una tasa de intercambio del 3%. La brecha entre estos tipos de tarjetas sigue aumentando; ahora los bancos pueden ganar aproximadamente 0.25$ más por compra si el cliente utiliza una Tarjeta Premium en comparación con una tarjeta básica

En el 2017 los comercios minoristas pagaron a los bancos por sus tarjetas de crédito 43.4 mil millones de dólares en tarifas de intercambio; debido a esto los comercios son más renuentes para aceptar las tarjetas de recompensas. No es ningún secreto que a las tiendas no les encanta pagar todos tus viajes alrededor del mundo.

La disputa de los comercios en contra de los bancos

Ninguna de las tiendas tiene autoridad para elegir las tasas de intercambio; pero las redes de pago como Visa y MasterCard, requieren que aceptes todos los tipos de tarjetas. Motivados por esta obligación, las tiendas han decidido combatir ese sistema aumentando sus precios considerablemente para compensar el costo de aceptar cualquier tarjeta de crédito.

Bajo este sistema, los más afectados son lo que no poseen tarjeta de crédito, “Por la subida de precios, cuando pagas en efectivo, aún estás pagando mis puntos; parece que el sistema está hecho para que las personas que no pueden acceder a créditos paguen los viajes de quienes sí tienen. Entonces estamos financiando a otros, es un sistema bastante errado. No voy a entrar en ética pero maximizaré parte de él”- comenta Brian Kelly

Según lo descrito por algunos minoristas importantes, intentarán desafiar la ley que exige aceptar todos los tipos las tarjetas, para poder rechazar las dichosas “premium” y reducir las  tarifas. Si esto sucediera, los bancos no tardarían mucho en responder, reduciendo las recompensas en las tarjetas de crédito. No estamos hablando hipotéticamente, el 17 de diciembre de 2014, cuando las tarifas de las tarjetas de crédito se limitaron a 3% en Europa, los bancos respondieron bajando considerablemente las recompensas.

¿Es útil una tarjeta crédito con recompensas?

Con tantas tarjetas en el mercado es difícil conocer cuál es la mejor elección, lo cierto es que no importa cuál elijamos, sin duda estaremos pagando un costo integrado. Allí es cuando una tarjeta de crédito empieza a parecer más interesante para que sea nuestra primera elección.

El éxito de Brian Kelly está justificado por la manera en que compra, “Cuando compras con una tarjeta de débito o con dinero en efectivo, es como tirar el dinero a la basura. Es más beneficioso utilizar una tarjeta de crédito, ser disciplinado con nuestras finanzas, pagar nuestros gastos cada mes, ganar puntos y evitar la tasa de interés. Así es como verdaderamente ganas dinero en el juego de los puntos.”- declaró.

Conclusiones

Con tantos consejos beneficiosos para utilizar las recompensas de las tarjetas de crédito, sería un desperdicio no aprovechar cada posible recompensa o cantidad de puntos que podemos ganar a través de nuestras compras. Tener una economía estable con una tarjeta de crédito, no es tan difícil; solo debes conocer cuánto gastar, cómo gastarlo y mejor aún: Cómo pagarlo.

Tu éxito en el mundo está unido a tu situación financiera; quizás en unos cuantos meses ya estés viajando alrededor del mundo sin sacar un solo peso de tu bolsillo porque tu viaje será costeado por alguien más.