5 desafíos para la industria del préstamo en la época de Covid-19

5 desafíos para la industria del préstamo en la época de Covid-19

El Covid-19 está desencadenando un tipo completamente nuevo de crisis financiera. Es diferente a todas las crisis financieras anteriores en las cuales, por cualquier razón, la economía se desacelera, el desempleo aumenta, y es seguido por una acción rápida del gobierno para impulsar la economía nuevamente. Esta crisis es diferente porque las personas no pueden volver a trabajar y producir cosas; no pueden ir a sus restaurantes favoritos o pasar una tarde tranquila comprando. Algunos sectores, como los restaurantes y los viajes, están sufriendo, y las personas están perdiendo sus empleos en todo el mundo. Como ejemplo de este efecto mariposa, el banco digital Monzo está pidiendo a su personal que reduzca sus salarios. Aunque en este nuevo escenario algunos sectores también están floreciendo, Amazon ha contratado a 80,000 personas adicionales, y el Klarna está experimentando un crecimiento inesperado en los EE. UU. La forma en que estamos gastando nuestro dinero está viendo un cambio radical y todo en unas pocas semanas. Por lo tanto, el potencial disruptivo del Covid-19 aún no se ha revelado.

Estos son cico de los desafíos que han surgido para la industria del préstamo en las últimas semanas:

1. Aumento de las tasas de morosidad e insolvencia

Algunas previsiones ya sugieren que la reducción significativa en las actividades comerciales y de los consumidores durante al menos marzo y abril, seguida del impacto económico de este shock para la economía global podría significar que las tasas de morosidad aumentarán bruscamente. Sin embargo, es difícil anticipar cuánto aumentarán las tasas de morosidad en cada mercado por dos razones. En primer lugar, la crisis surgió más rápido que cualquier otra crisis financiera en la historia y, en segundo lugar, porque se trata de un tipo de crisis imprevista, lo que significa que las viejas verdades no se aplican necesariamente. Por ejemplo, un país con una economía muy estable como Suecia tiene un riesgo particular dado que alrededor de una cuarta parte de todos los préstamos de los bancos de nicho significativos se clasificaron como riesgosos, incluso antes de Covid-19.

En países con poco espacio para maniobrar, los prestamistas se comportan de manera increíblemente conservadora. Por ejemplo, en Ucrania, donde la economía ya había comenzado a desacelerarse debido a una caída global en la demanda de mineral de hierro y al fortalecimiento de la grivna ucraniana, los prestamistas se han vuelto mucho más cautelosos y ya han detenido las campañas de comercialización. Mientras que en países donde los gobiernos pueden permitirse rescatar a personas y empresas con "dinero de helicóptero", los prestamistas son mucho menos conservadores. Por ejemplo, Berlín ofrece a los trabajadores autónomos 5000 EUR, dinero que pueden obtener en menos de 24 horas. El gobierno sueco está liberando 500.000 millones de coronas suecas a los bancos para prestar a las empresas, es decir, 50.000 coronas suecas por persona en todo el país, y el gobierno asume el 70% del riesgo de los bancos.

2. Cambios regulatorios a los límites de APR

En un intento por proteger a las personas del endeudamiento excesivo y reducir el número de quiebras en medio de la situación económica actual, algunos países incluso están tomando medidas para limitar las tasas de interés para los préstamos de consumo. Finlandia, que tiene alrededor de 400,000 personas con malos antecedentes crediticios, ha introducido un límite de tasa de interés para los préstamos al consumidor del 10%, anteriormente del 20%, y ha prohibido su comercialización directa a los consumidores hasta el final del año. Del mismo modo, Polonia ha propuesto reducir significativamente el límite de APR, del 55% al ​​21%. Por lo tanto, puede ocurrir una complicación si la tasa de porcentaje anual es demasiado baja para los prestamistas de riesgo, de hecho podría ser contraproducente y provocar que algunas personas pierdan el acceso a los servicios financieros.

3. Congelaciones de pagos, períodos de gracia y congelaciones de tasas de interés Los

Gobiernos y otras instituciones a nivel mundial están apresurándose para apoyar a las personas y las empresas en estos tiempos difíciles. Algunos de estos han incluido un período de gracia de 2 a 4 meses de congelamiento de intereses. Italia ha introducido un paquete de 25 mil millones para apoyar a empresas y empleados, que incluye congelar los pagos de préstamos y suspender los pagos de hipotecas. Los bancos polacos facilitarán la suspensión de cuotas de capital e intereses de préstamos por hasta 3 meses. Los bancos mexicanos están ofreciendo hasta cuatro meses de período de gracia para préstamos. Del mismo modo, Suecia ha introducido una medida para alentar a los prestamistas a ofrecer préstamos a las empresas libres de pagos durante el primer año.

Sin embargo, esto presenta varios desafíos. Uno de los mayores desafíos será proporcionar procesos sin problemas y con un soporte técnico a la altura para manejar la gran demanda de préstamos que van a recibir las entidades crediticias. Aunque muchos bancos estén dispuestos a conceder préstamos, no podrán hacerlo si no mejoran la velocidad de sus procesos y su escalabilidad. Otro desafío potencial para los prestamistas es que, si bien estamos moral y éticamente obligados a ofrecer préstamos a las empresas en este momento, existen riesgos adicionales por prestar sumas considerables en una crisis financiera. Finalmente, podría presentar desafíos reales para los prestamistas más pequeños si se imponen en algunos países, como la FCA (en Reino Unido) que propone congelar los pagos y las tasas de interés de descubiertos para todos los clientes.

4. Ahora es más difícil obtener financiación

En estos tiempos difíciles, el acceso a la financiación es más limitado de lo que ha sido últimamente. A nivel mundial, los bonos emitidos por compañías de préstamos alternativas se venden con descuento. Los bonos de International Personal Finance en el mercado de valores de Londres se han estado comercializando a un descuentro entre el 17.5% y el 4%. En la bolsa de Berlín hemos podido encontrar los bonos Ferratum con un descuento del 20%, y los bonos de Mogo Finance, que concede préstamos con garantía vehicular, se han vendido con una reducción del 31,91%. Muchos inversores sacan su dinero de acciones y bonos y lo colocan en cuentas de ahorro con protección, lo cual está empezando a desencadenar en países como Suecia un aumento significativo en las tasas en cuentas de ahorro de entidades financieras centradas en el préstamo, con el objetivo de atraer nuevos clientes para que puedan prestar más dinero.

Además, las plataformas P2P están experimentando una crisis propia, después de que Kuetzal y Evestio colapsaron. También se alegó recientemente que Groupeer estaba involucrado en prácticas de estafa. Como consecuencia, los inversores están retirando su dinero de todas las plataformas P2P y ofreciendo sus préstamos en los mercados secundarios con grandes descuentos.

5. Fluctuaciones de la algunas divisas

Los países más pequeños con sus monedas son más susceptibles a grandes oscilaciones erráticas en el valor de la moneda que los países más grandes con grandes sistemas bancarios. Esto está relacionado con el hecho de que las naciones más pequeñas dependen relativamente más de unas pocas industrias, por lo que la expansión o contracción de un sector puede tener un impacto significativo en el tipo de cambio, la producción y el empleo. Durante una crisis financiera, estos países se vuelven aún más vulnerables y con el precio del petróleo, el gas, el azúcar y otros recursos hundiéndose significa que la moneda de los países que dependen particularmente de un sólo recurso también se desploma. Las personas que se autoaislan en sus hogares y no viajan ni se mudan han provocado una caída mundial histórica en la demanda de petróleo. En particular, esto significa que los principales países productores de petróleo, como México, Noruega y Colombia, han experimentando una caída en el valor de la moneda.

Conclusiones

Aunque todavía no conocemos el impacto total de la desaceleración económica como resultado de Covid-19, creemos que la situación en la industria del préstamo mejorará. Los clientes solventes solo necesitan fondos "puente" para ayudar a superar esta situación temporal. Para ayudarlos y avanzar, necesitamos prestamistas eficientes y responsables que den un paso adelante y, dichos prestamistas, se verán fortalecidos por esta situación en lugar de debilitados en el largo plazo. Además, también podría haber resultados positivos adicionales, tal vez las personas comenzarán a mirar más allá de sus diferencias, como todos lo hemos hecho en las últimas semanas con la nueva amenaza externa compartida. Es también muy probable que todos trabajemos más desde casa, este período ha demostrado que es posible y fácil. Una cosa que podemos decir con certeza es que todos hemos dado al menos un pequeño paso para estar más digitalizados durante este tiempo.

Artículo escrito por José Luis López Pino, fundador de SHUTTLE99 y MiSolvencia, y Erik Engström Bennerhult, CEO de la plataforma de préstamos. La versión en inglés de este artículo se puede encontrar en la web de Naterkalt.

Envía tu reseña