Cómo funcionan las transferencias internacionales

Cómo funcionan las transferencias internacionales

Cuando te planteas viajar a otro país, ya sea por trabajo, ocio o como algo más definitivo, una de las grandes preguntas que suele asaltar a todos tiene que ver con los temas financieros.

No nos referimos sólo al coste que puede tener el viaje, claro, sino a las soluciones bancarias que se van a poder utilizar en el destino. ¿Cuánto te cobra tu banco por sacar dinero en otro país? ¿Es el mismo importe en todo el mundo? ¿Puedes hacer transferencias?

Muchas de estas dudas surgen también cuando tenemos parientes o seres queridos en otro país, queremos ayudarles económicamente, pero no sabemos qué coste va a tener eso, ¿verdad?

Todas estas dudas surgen precisamente porque no siempre se entiende exactamente el funcionamiento del dinero, y de las acciones bancarias en concreto. En este post vamos a poder ver un poco más de todo este proceso.

Cómo se realiza una transferencia bancaria entre países

Las transferencias bancarias internacionales, como todas en general, requieren poder identificar las cuentas de cada una de las partes. Esta identificación se realiza mediante códigos como el IBAN:

  • IBAN: Es un número de 20 dígitos y 4 caracteres que hace las funciones de “matrícula” de tu cuenta, siendo único e intransferible. Se utiliza en el ámbito del Euro.
  • SWIFT: A este código se le conoce también como BIC, y hace las mismas funciones que el IBAN pero para transferencias y operaciones fuera de la zona Euro. Suele tener entre 8 y 11 caracteres, dependiendo de si incluye la sucursal o no.

Funcionamiento de las transferencias internacionales

Para poder realizar la transferencia citada es necesario contar con los códigos SWIFT de ambas cuentas y con los datos personales de los titulares: nombres y direcciones postales, además de la dirección postal del banco en el que está la cuenta que va a recibir el dinero.

Para poder hacer la transferencia el banco emisor debe tener cuenta en el banco receptor, o contar con un intermediario que sí la tenga para así poder hacer llegar el dinero al receptor final.

Una vez que la transferencia se ha hecho hay unos costes por estos servicios que se deben abonar, y existen diferentes formas de poder hacerlo:

  • OUR: El ordenante de la transferencia es el que se hace cargo de todo y el beneficiario sólo recibe el dinero.
  • SHA: Los gastos y comisiones se comparten entre ambas partes.
  • BEN: El receptor es quien se hace cargo de todos los gastos.

Otras dudas habituales

El tiempo que va a tardar el dinero en llegar hasta su receptor es otra de las dudas que más suelen surgir a la hora de hacer transferencias internacionales. Este plazo depende de las zonas en las que se está realizando la operación bancaria y de los estables que sean económicamente los países relacionados.

Normalmente tu banco podrá ofrecerte información detallada sobre plazos, o al menos te informará de la situación durante el proceso.

También suelen surgir preguntas en torno a lo que ocurre cuando hay cambios de divisas. Si ambos bancos permiten tener cuentas en la misma divisa, aunque no sea la moneda oficial de uno de los países, no hay mayor problema. Si el cambio de divisa es obligatorio entonces el banco será quien le venda la nueva divisa al emisor, y será esta moneda la que utilice para realizar el ingreso final.